jueves, 27 de mayo de 2010

Un trabajo de tapicería





La piel de becerro grabada o lisa es una buena opción para cambiar la cara a estos viejos escabeles de castaño, ya que su maleabilidad permite adaptarla a las formas fácilmente y a la vez resulta lo suficientemente fuerte para el uso que se les va a dar.
Un poco de cera en la madera , adaptar la piel, cuidando las esquinas y, clavar la pasamanería con clavos de latón. El resultado: dos bonitos escabeles.






No hay comentarios:

Publicar un comentario